Image Image Image Image Image
Scroll to Top

To Top

Noticias "Read about the things that happen throughout the world/Don't be believe in everything you see or hear..."/'News of the world'/The Jam

02

Sep
2013

In Noticias

By ruben soler

Algunos apuntes tras el verano

On 02, Sep 2013 | In Noticias | By ruben soler

El año no debería estar dictado por esas fechas navideñas que suponen un parón en el trabajo, no, debería ser el verano quien supusiera una pausa en nuestras vidas. En parte es así pero en parte no porque las fechas navideñas marcan el nuevo año. El caso es que, como hacen los gimnasios, debemos marcarnos los inicios de curso como el punto de partida para la nueva temporada, dejando las navidades para comer y ver a los familiares. Por este motivo quería hacer algunos apuntes sobre noticias y artículos que he ido leyendo en mi retiro campestre del mes de agosto.

El primero, y es una gran noticia, se trata del nacimiento de una nueva promotora musical PitaSound Prom parida en la mente inquieta de María Carbonell, colaboradora de uno de esos blogs musicales que más tirada tienen, Alquimia Sonora. Nada más ver la noticia tuve dos pensamientos muy contradictorios, “otra promotora más” y “sí que le echa huevos al asunto”. Así es amigos y amigas, el escenario del mercado musical es desolador, duro, y muy complicado dado la cantidad de asuntos con los que hay que lidiar. Los grupos y músicos trabajan mucho para sacarse bolos en cualquier parte de la piel de toro y fuera de nuestras fronteras; y sobre todo, quiero destacar, trabajan con una moneda de cambio que no es comparable con el dinero, hablo de la ilusión. Por eso, ver la ilusión que comparte PitaSound Prom me emociona y me hace creer en su propuesta porque sé que costará, y que dará más de un quebradero de cabeza. Pero ¿y la alegría de sufrir y luchar por lo que crees? Así pues, María Carbonell, la cabeza visible de la promotora, ha construido (a golpe de martillo) un puente musical entre las tierras valencianas y almerienses para compartir carretera entre los músicos de una zona y otra. Sin embargo por otra parte me da que pensar, ¿son necesarias las promotoras?, ¿qué puede ofrecer una de ellas que no ofrezcan las tantas y tantas que existen?. A mi me recuerda un poco al sector del audiovisual. Sí quiero vivir de él me monto una productora y a buscar clientes ¿pero y las que ya hay?, ¿en qué te diferencias tú?, ¿por qué crees que vas a tener más éxito que una que lleva años en el sector?. Estas son dudas, preguntas, que le atrapan a uno antes de emprender la marcha hacia una aventura a lo desconocido. Por eso, desde mi punto de vista, valoro lo que están a punto de conseguir PitaSound Prom. Desde Cápsulas Musicales les deseo mucha suerte en su nueva aventura.

El segundo, y como no iba a ser de otro modo después del verano, son los festivales, esos lugares donde la música y la fiesta se desparrama a partes iguales. A veces pienso que ojalá la promoción y el interés que hay por ir a estos espacios para disfrutar de la música fueran directamente proporcionales al interés musical que despiertan los artistas. Creo que el punto de inflexión que tuvo el FIB unas semanas antes de arrancar fue determinante para ver qué ocurre en el sector. Hace ya unos años cuatro locos deciden montar un festival en su pueblo. Ese festival crece y crece exponencialmente hasta que salta los Pirineos y llama la atención del mundo. Éxito. A partir de ahí el objetivo se desdibuja y la idea del festival se convierte en una máquina de hacer dinero que termina por fagocitar las primeras intenciones. Y uno se pregunta ¿hacia donde van los festivales?. Los grandes, no me refiero a esa locura y riesgo que supone crear un festival pequeño, nacional o local, me da igual. Hablo de los grandes, de los mastodónticos, de los que se trabaja con dinero. ¿Qué pasa?. Me da la sensación que finalmente terminan convirtiéndose en punto de encuentro para los grandes grupos dejando los pequeños, separando claramente entre los que dan dinero y los que no. La máquina se activa. Veo, y cada vez con más asombro, que aparentemente muchos festivales utilizan “música independiente”, “grupos noveles”, “cabeza de cartel” para crear un festival no como punto de encuentro sino como inversión para sacar dinero de ello cuando la verdad es que cuesta mucho obtener beneficios de los festivales. ¿Es realmente su finalidad?. Acabamos de empezar el curso y las máquinas no van a parar de trabajar. En cualquier momento comenzarán a contactar con agencias o músicos directamente para crear el próximo cartel, un cartel que lleva detrás un intenso estudio para saber si será o no viable, no nos engañemos. Ahora se acercan los festivales de invierno, que digo yo. El próximo, el Desleste, un festival arriesgado por la independencia de su cartel. El año pasado cosecharon buenas críticas y un notable éxito en la escena valenciana. ¿Qué nos deparará su segunda edición?

Y esto es todo. Tras este apunte de pensamientos que me han interrumpido las siestas empezamos.