Image Image Image Image Image
Scroll to Top

To Top

Reseñas “Are you so lonely? / Don’t even know me / But you’d like to stone me,”/'Mr.Writer'/Stereophonics

09

Jun
2014

In Reseñas

By ruben soler

The Ruins (Partido, 2014)

On 09, Jun 2014 | In Reseñas | By ruben soler

La primera vez que escuché a Víctor Partido fue gracias a Alberto Montero, quien me lo recomendó. Se trataba de un disco con canciones y grabaciones en Víctor en solitario. Después me llegó el primer disco de la banda,Partido, ‘Leaving All Behind’. Aquel LP tenía unos temas imponentes, muy buenos, bien compuestos, canciones muy melódicas y cargas de energía y referencias excelentes. Ahora, dos años después, estoy escuchando ‘The Ruins’ un álbum que supera el anterior.

‘The Ruins’ nos sumerge en un viaje producido por Santos y Fluren (responsables de las producciones de Iván Ferreiro y Love Of Lesbian) con diez paradas espectaculares y con un sonido que remite muchas veces al rock de los setenta y los noventa, da igual si en EEUU o en UK, el caso es que el viaje temporal es exquisito.

Tras la introducción instrumental ‘The Ruins’ entramos en ‘Get Into’ con un estribillo potente, pegadizo, guitarras bien cargadas de energía, líneas de bajo bien dibujadas, con fuerza, mucha fuerza, y una letra que relata lo que aún no hemos conseguido pero ya consideramos perdido. Le sigue ‘The Apologist’ que apareció como single y que ya nos mostraba cómo iba a sonar lo nuevo de Partido. ‘Hi-Lo’ tiene ese tinte de rock americano actual pegadizo con una melodía muy bien llevada por la voz de Víctor, pegadiza, agradable, con unos coros muy bien creados para la canción. ‘The Wait’ es un tema que gusta especialmente y que me recuerda a mis queridos Supergrass, en su última etapa. Me encantan esos teclados que dibujan esa melodía a la que cada vez se le suman más instrumentos y que terminan en un estribillo potente y luminoso.

Y seguimos con energía, ya que el disco no decae ni en ‘There Will Blood’, ese tema potente y que imagino que en directo será un “hit”, ‘A Love So Beautiful’ del que destaco la melodía “cantable” y pegadiza, que baja un poco la intensidad, quizás siendo el tema más “triste” del disco. Y que mejor que levantarle el ánimo al oyente con ‘The Sweetest Trouble’ un buen tema melódico, pegadizo (a estas alturas todo el disco lo es), con una letra un tanto cínica… Y finalmente Partido le pone el broche de oro al álbum con ‘In the Meantime’ y ‘Fruit Family Tree’, canciones que nos catapultan hacia el final del viaje.

En comparación con el primer LP podemos destacar canciones mucho más contundentes pero a la vez muy melódicas; temas que como ya he dicho más arriba podemos aprender rápidamente y tararearlas sin darnos cuenta. En definitiva, un buen disco de rock no hecho para las masas ni para las minorías, porque se encuentran en ese lugar en el que llegan a la audiencia con ganas de escuchar música, con ganas de dejarse llevar por la obra y no por los singles, porque si algo me gusta de Partido es el sabor de boca que se te queda tras paladear uno de sus álbumes.

Un artículo de Rubén Soler Ferrer